En estos meses de confinamiento obligado por la crisis sanitaria del COVID-19 hemos tenido que modificar bastante algunos de los hábitos y formas de vida, así como buena parte de las actividades profesionales. Parece claro que el teletrabajo ha venido para quedarse y que los encuentros virtuales serán una nueva herramienta más en la gestión y trabajo en común de las asociaciones, empresas, instituciones y conjunto de la ciudadanía.

Por otra parte, la aceptación del confinamiento nos ha llevado al reconocimiento del papel estratégico de numerosas profesiones no siempre reconocidas. Además del conjunto de profesionales sanitarios (volcados en atajar la pandemia), se han rebelado como imprescindibles a otro buen conjunto de actividades entre las cuales están los agricultores y ganaderos como proveedores de alimentos. Hasta hace pocos meses inmersos en una movilización por la falta de viabilidad de las explotaciones agrarias, especialmente de la agricultura familiar.

Quizás en este punto desde una lectura agroecológica, podríamos pensar que estas explotaciones familiares quizá han dejado de ser “familiares” para los consumidores, en el sentido que apunta el diccionario como  “conocidos previamente”, “personas que tienen trato frecuente y de confianza”.

Este cambio de planes también nos ha ocurrido en la Red TERRAE, asociación de municipios agroecológicos, que hemos tenido que transformar nuestro calendario de trabajo aplazando los encuentros presenciales programados (VII Jornadas de dinamización en la UAM, y III Encuentro de la Red Terrae en Canarias).

En contra partida nos hemos lanzado a intercambiar y reflexionar sobre los proyectos y enfoques que compartimos entre los territorios reserva agroecológicos mediante la celebración de un ciclo de debates que hemos denominado Online Café Terrae.

Sin duda, esta situación excepcional inmersos en la necesidad de plantearse cuestiones claves como la soberanía alimentaria, el apoyo a los circuitos cortos de comercialización, el continuar y profundizar en la recuperación de terrenos infrautilizados, la apuesta por repoblar los municipios amenazados por la despoblación, el favorecer la economía circular y gestión de biorresiduos, o aprender el ABC volviendo a cultivar la tierra aunque sea de autoconsumo, han sido los temas de estas tertulias online, en la que hemos participado una media de 30-35 personas entre alcaldes, concejales, técnicos municipales, dinamizadores y otros vinculados a los municipios socios de la Red.

Como nos ha resultado un ejercicio enriquecedor, nutritivo y recuperativo, hemos decidido abrirlo a todos mediante la publicación de estas tertulias en la web.

Esperamos que sirvan para seguir generando semillas y cambios de conciencia en otros municipios que decidan sumarse a incorporar la agroecología como estrategia territorial, y diseñen y compartan su hoja de ruta con nosotros.

Agradecemos a todas las personas su participación y generosidad por compartir estos momentos de reflexión y proyección de futuro.

 

Compartir en:

0Shares
0 0