Cuando las actividades agrícolas y ganaderas se olvidan de la producción de beneficios en términos monetarios y se centran en otros valores, es cuando se perciben síntomas de la propuesta de la agroecología hacia otra armonía, hacia otro modelo.

Una de las iniciativas TERRAE  es el gallinero compostero comunitario. Se trata de un modelo de economía social colaborativa que ensaya un sistema comunitario de compartir la gestión de un gallinero con el fin de generar una reducción sensible de la fracción orgánica de residuos domésticos, que en muchos casos puede llegar a ser casi el 45 % del total del cubo de la basura en muchos hogares. Sin duda un gran reto al que nos vemos abocados en el escenario 2020 en el cual la Unión Europea nos traza la eliminación de los vertederos.

Son varios los municipios en los que ya está en marcha: Elburgo, Redueña, Carcaboso y El Campillo de La Jara.

gallinero campillo 1

Os contamos la iniciativa de este último pequeño municipio de la provincia de Toledo en el cual este proyecto promovido por el ayuntamiento está teniendo una gran acogida. Ya no sólo por el pequeño pero significativo ahorro que puede generarse para el presupuesto municipal, como comenta Emilio Gamino alcalde de la localidad, sino por el modelo de convivencia entre generaciones y gentes de distintas procedencias, ocupaciones y situación social. El gallinero está siendo una experiencia de innovación más allá del avicompostaje… traducido incluso en un cambio de dieta más sana e intercultural.

Tortillas

Tortilla española y tortilla marroquí

 gallinero campillo grupo 4


Pero además de las siete familias participantes, ahora comienza a ser un sitio visitado…así el pasado martes día 2 de Junio, los niños del CRA La Jara (Centro Rural Agrupado), visitaron el gallinero comunitario municipal.

Pudieron aprender qué es un gallinero comunitario, vida y costumbres de las gallinas, trucos para que las gallinas estén sanas y felices y pongan más y buenos huevos.

gallinero campillo 2Los participantes se iniciaron en el proceso del compostaje, pudiendo ver y tocar cómo de la materia orgánica se obtiene un compost de gran calidad, todo ello sin utilizar nada químico. Participaron dando de comer a las gallinas, recogiendo los huevos, y visitando donde duermen.

En total fueron 45 chicos de entre 3 y 12 años, repartidos en tres grupos junto con sus profesoras, que pudieron disfrutar y aprender de esta grata experiencia. Tres participantes del gallinero comunitario, fueron los encargados de enseñar y ayudar en la actividad educativa del avicompostero y gallinero.

Compartir en:

0Shares
0 0